jueves, 8 de octubre de 2020

El Jinete de los Monegros

Mientras la Resistencia de Barnacity se lleva la fama, los sponsors guais y llena páginas de los fanzines. La Resistencia de Hospitaun lucha en el barro. Ni son famosos, ni los conocen fuera de sus fronteras (fíjate que ni siquiera salen en los cómics ni en los fanzines...). Por eso se las ven y se las desean para conseguir armas con las que seguir la lucha. 
Ante la escasez de armamento, durante años la Resistencia Hospitaunense tuvo que luchar con armas improvisadas como palitroques, armas improvisadas con material escolar, botellas, cóctel molotov y mierdas similares... hasta que consiguieron la conexión Monegros.
Un contacto secreto, cada mes en un punto prefijado de los Monegros, dejan un cargamento de armas para la Resistencia de Hospitaun. Allí, unos sherpas monagreses cargan los palés en el camión de Barnamán, un Hospitaunense de pura cepa que lleva el camión con el cargamento hasta Hospitaun a tiempo de que las patrullas de Fanhunter se levanten de la cama.

Este viaje no está exento de peligros, en los Monegros, la zona está llena de pichurrina residual, los peligros del desierto se juntan con los de una zona sin ley y las inclemencias de un desierto. Existen bandas de rapiñadores motorizados, monagreses renegados a caballo que rapiñan todo lo que pueden, macutes degenerados que atacan a todo lo que haga retumbar el suelo, la sed y el calor durante el día y el frío mortal durante la noche, visiones espeluznantes y almas en pena, fanpiros hambrientos en busca de algo que llevarse a la boca y bandas de fans renegados... 
La carretera está de puta pena, las vías principales están llenas de patrullas de los Tintín Macutes por lo que tienen que coger vías "alternativas" o directamente circular desierto a través. 
Para más seguridad, Barnamán lleva su parienta Niníeve, equipados con armamento para cazar Godzillas y su perrita fiel, que también sabe morder. 
Barnamán y su parienta

Una vez al mes se juegan la vida, a veces solos, a veces acompañados por una escolta de Fans lo suficiente locos como para aceptar la miseria que pagan por acompañar estas misiones tan peligrosas. Montados en coches o motos o directamente agarrados a la parte superior del camión combaten con todo lo que se abalanza sobre el camión. La mayoría de las veces los únicos que sobreviven son Barnamán y su parienta, el resto acaban recorriendo como alma en pena los Monegros hasta el fin de los tiempos.


El Jinete de los Monegros a nivel de juego
Nada como ponerse una sesión de Mad Max para ponerse las pilas y montar una aventura para los narizones adictos a los tiroteos. La partida podría empezar cargando el material en el punto de encuentro y seguir con un tiroteo constante contra saqueadores, macutes degenerados y demás monstruos del desierto pichurrínico de los Monegros. Los narizones que caigan del camión podrían vivir aventuras en medio del desierto, intentando conseguir agua y sombra mientras negocian con los nativos para volver a casa. Un cruce entre Dune, Mad Max, la cúpula del Trueno y The Warriors.
Si el Jinete de los Monegros sufre un accidente o es interceptado, las armas empezarán a escasear en Hospitaun, limitando los inventarios de los narizones drásticamente.

jueves, 24 de septiembre de 2020

Aromas de Delhi

 Aromas de Delhi y Ali Sigh

Año 0: Ali Sigh haciendo el reparto


Esta Franquicia Ampliamente extendida por todo Hospitaun fue fundada por Ali "Shawarman" Sigh. Esta red de Restaurantes sirve de tapadera para la resistencia. En ellos guardan armamento, municiones y siempre hay miembros activos dispuestos a colaborar. 

Ali Sigh es pakistaní de la cultura Sikh, fue el primero de su promoción en las fuerzas especiales de Pakistán. Su tesis گرم چٹنی جس سے سر پھٹ جاتے ہیں (salsa picante que hace explotar las cabezas) acabó con todo un tribunal evaluador haciéndolo muy popular entre los compañeros de clase, que lo votaron como reina del baile de final de carrera (era una academia unisex).

El Gurú Guaguamulú lo mandó a la capital del Papado en busca de su hermano, el Gurú Kepasarl, del que había perdido contacto hacía tiempo. Cuando el recién licenciado Ali Sigh, que nunca había salido de la sierra de Kashmir llegó a Barnacity, no tardó ni cinco minutos en perder la maleta y la cartera... ningún entrenamiento le había preparado para la sofisticación del carterista Barnacitiense. Cuando fue a poner una denuncia a la comisaría de los Fanhunters del Eixample Esquerra le dieron una paliza. Cuando fue a la comisaría de los Tintín Macutes de al lado a poner una denuncia por la paliza, le dieron otra paliza. Cuando fue a poner una denuncia a la policía local, estaban todos de baja por una gripe muy fuerte.

Ali Sigh, se había quedado sin recursos y se había llevado 3 palizas (dos físicas y una emocional) en menos de 6 horas en la capital Alejil. Sus esperanzas de éxito eran menores que las de un rookie en una partida de Chutlhu d100... arrastrando los pies como alma en pena llegó hasta Hospitaun. Allí encontró un paisano que servía Durums y para ganarse unas perras, empezó a trabajar de cocinero.

Como el sueldo no le daba ni para pipas, empezó a compaginar el trabajo en el restaurante con el trabajo de mercenario, primero partiendo piernas para la mafia paki del Punjab Sindicate y luego haciendo trabajos más "sofisticados" para la Resistencia (teniendo en cuenta que es un poco manco). Durante una época malvivió así hasta que conoció a los miembros del Komando Hospitaun, y por ellos supo del sujeto "Bibliotecario", un activo que estaba preso por los Fanhunters y que respondía a la descripción de Kepasarl.

El Gurú Kepasarl, actualmente
conocido como el Bibliotecario


A través de varias operaciones de la Resistencia pudo rescatar al Gurú, que había sufrido una Fanpirización y ahora era una biblioteca andante. Ambos se integraron en la resistencia hospitaunense y empezaron a organizar una red de pisos francos en forma de Aromas de Delhi, restaurantes de Shawarma tan "olorosos" que disimulan el olor a C4 y pólvora de los arsenales que esconden. La red también sirve para esconder a los miembros de la Resistencia que andan buscados por las fuerzas Papales, les ponen una barba y un bigote postizo, un gorro Sigh y a cortar carne. Además a la mayoría de Tintín Macutes y Fanhunteres les da asquito la comida tan picante y pasan de acercarse a estos locales. Con una tapadera tan buena, la resistencia ha pasado a tener controlada toda la ciudad y ya plena extenderse por Barnacity, donde los antiguos jefes de Ali Sigh, el Punjab Sindicate tienen su red de Restaurantes Shawarma.

Época Actual: Ali Sigh Senior


Aromas de Delhi a nivel de Juego:

En Hospitaun los narizones que conozcan la ciudad siempre pueden usar "callejear", preguntar a un señor que pasa o utilizar otros talentos para buscar un Aroma de Delhi cercano donde aprovisionarse, conseguir refuerzos o esconderse temporalmente. El precio del servicio dependerá de la habilidad de los narizones, a ver, que los Shawarman trabajan para la Resistencia pero tiene que pagar muchas facturas y el alquiler y los gerentes de los Aromas de Delhi tienen muchos hijos que alimentar en el lejano Pakistán.

Un narizón puede ser un gerente de estos locales o un trabajador, en ese caso puede tener de aliados a los miembros del Aromas de Delhi de todo Hospitaun, especialmente si va con el uniforme. Por otro lado, se ganará la enemistad del Punjab Sindicate, y sus asesinos lanza lazos Punjab son muy letales.

martes, 8 de septiembre de 2020

Los barrios de Hospitaun - El Centro

El barrio Centro de Hospitaun no está en el centro de la ciudad, pero todo el mundo lo llama así. Tiene una población muy similar a San Phillip aunque sus habitantes se creen superiores al resto de barrios. Suelen montar fiestas solo para gente del Centro donde beben cerveza en copas de champán, lucen monóculos y uniformes de farristas (una especie de traje tradicional). Suelen alegar que aman mucho a Hospitaun aunque la mayoría no ha salido del centro en su vida porque todo les da miedo (Bell-chite, muy bélico; Gornal Slum, muy siniestro; Can América, demasiado étnico...). Pese a ello no son mala gente.
La calle más distintiva del barrio es la Rambla Just Oliveras, que baja desde la estación central de Hospitaun hasta Bell-Air, es en esta calle donde se encuentra el infame Centro Caótico.


Estación central de Hospitaun
La estación de tren principal de Hospitaun, con conexiones a trenes regionales. El edificio tiene más de 50 años, los cristales rotos, los trenes pasan siempre por el andén que les sale del orto en lugar de por donde dice la megafonía, van con retraso y de tanto en tanto son atacados por los vecinos de Can América. Los narizones que usan los trenes de cercanías ya lo tienen asumido con resignación y felicidad. Por la estación también pasan los supertrenes hiperrápidos que van con destino a Barnacity, pero como en Hospitaun son unos matados, pues nunca paran.


El Centro Caótico.
Este edificio albergaba originariamente el centro Católico de Hospitaun, lugar de culto de Dick y donde se proyectaba obras de cine tan míticas como “Papa Alejo, nuestro amigo” o “Los mangakas deben morir”. Fue durante el estreno de “Pride” una obra magnifica que alababa a los Fanhunters, que el comando Hospitaun asaltó el edificio con demolísticos resultados. Tras ello el edificio quedó abandonado prácticamente en su totalidad, y fue ocupado por la resistencia de Hospitaun. Para disimular, en la entrada se abrió el primer “Aroma de Delhi”. El Papado intentó muchas veces tomar el edificio mítico pero al parecer una fuerza mística llamada “el fantasma del caótico” lo protegía.




Can Vilu, instituto chugaka
Can Vilu es un instituto que recuerda a todos los referentes de institutos del bronx que hayas podido ver. El Director del Instituto, Endika Binefa, acoge a estudiantes de los peores barrios de Hospitaun donde los hacinan para enseñarles a ser personas de bien. Lo que no sabe el papado es que Endika a parte de fingir ser un pelota del establishment en realidad es un anarkista de mucho cuidado, fan de las comedias británicas de señoras mayores y de no hacer ni puto caso al orden establecido, escoge a lo peor de lo peor de cada promoción para formar su ejército en la sombra con el que saquea material friki a los Papales, a la Resistencia e incluso a los Fanpiros. Nadie sospecha que el elegante y cómico personaje público por las noches se pone un pasamontañas, un kalasnikov, unos kilos de c4 y se pone a repartir daño por el mundo con su creciente legión.

La Farga
La Farga era un centro donde antaño se realizaban todo tipo de ferias interesantes. Ahora se realizan ferias totalmente deleznables a las que el Papado moviliza “voluntarios” a punta de pistola para llenarlas. Cada año, durante el santo de los Fanhunters, estos acuden en masa a realizar una peregrinación, quedando la ciudad despoblada de estos joputas, ese día los Fans de Hospitaun aprovechan y montan el salón del Manga "clandestino".

El Cementerio de Hospitaun
Durante la operación amparo y los días que siguieron, muchos fans acabaron ajusticiados sin juicio ni leches. Había tantos muertos que el cementerio de Hospitaun se quedó pequeño, así que aprovecharon la zona del parque de las Planas y los Fanhunter hicieron que los presos cavaran fosas para echar ahí muertos y vivos sin misericordia. Actualmente es un erial donde algunos fans van a llevar recuerdos a sus camaradas allí enterrados. Aquellos que tienen sensibilidad psíquica dicen que por la noche los espíritus de los allí enterrados recrean aquellas actividades que hicieron en vida y que les llevaron al hoyo.

Centro de Veteranos el Trébol de 4 Hojas
Hay pocos rebeldes que lleguen a viejo actualmente, se podría decir que hay que tener un Trébol de 4 hojas para que no derriben tu X-Wing sobre la estrella de la muerte, no te chafe la cabeza un Troll en los Campos del Pelennor o no te de un chungazo en una Rave Hospitaunense. Pero para los pocos que consiguen llegar al final de sus días, tiene que haber un lugar. Joseph The Palm colaboró con la Resistencia de Hospitaun proporcionando primeros auxilios a los Fans que caían en sus manos, pero le llegó la hora de colgar las botas y decidió montar una pequeñita residencia/centro de día donde los veteranos cuentan sus batallitas, expían sus traumas de guerra y hacen pases de Westerns, pelis de James Bond viejunas y otras movidas que les mola a los yayos.
El centro está en línea directa con Radio Resistencia de Hospitaun, así que si por alguna razón la cosa se pone chunga (porque a los Macutes les da por hacer una redada, por ejemplo), Joseph y el personal montan barricadas, cargan munición y se sientan a esperar a que acuda la caballería.




Gente Famosa del Centro

Sebas Garbacho
El representante del poder en Hospitaun actualmente es este político que empezó su carrera profesional vendiendo ropa interior de mujer en el Mercado de San Phillip. Un tío listo y taimado, ha aprendido de los errores de sus antecesores como el Cardenal Cisperos y el Comandante Sabadiego. En lugar de llevar la cosa por la vía dura, la ha llevado por la vía del interés común, concretamente la corrupción. Desde que él está en el poder las bandas Neolatinas de Can America no tienen problemas de suministros, la Resistencia no tiene problemas en la entrada de material clandestino y los Fanhunters pueden hacer todas las tropelías que quieran sin que les digan nada. Todo el mundo mira para otro lado y si a algún supervisor le da por abrir la boca, pues se da un viaje por el fondo del Llobregat y listos.

Komando Hospitaun
El Komando Hospitaun es un grupo de pirados que lideran las acciones más piradas de la Resistencia en Hospitaun y alrededores. Crearon tal destrucción que pusieron la ciudad en el mapa de Killer Dog. Actualmente la mayoría de sus miembros están en barbecho pero si la cosa se pone chunga no tardarán en volver.

Juventudes de Dick
Apatrullando por el centro, bandas de jóvenes con cabezas rapadas y simbología Dickiana aterrorizan al barrio. Son la cantera de los Fanhunter y suelen ir con bates de baseball, puños americanos y cadenas en busca de gente con pinta "rara" para atundar sin misericordia. Estos pelonchos no suman una neurona entre toda la banda, pero tienen mala leche y muchos músculos. Suelen moverse por el parque de la Serp en grandes manadas de 10 o 20 tíos con la testosterona por las nubes.



Los Hijos del Kina
Los Hijos del Kina son la peña jeviata que resiste en Hospitaun. Durante la operación Amparo en la que los Fanhunters aniquilaron a todo tipo de cultura subversiva, se organizó una tangana buena entre los Fanhunters que querían chapar el garito jeviata Kina Barra y los parroquianos borrachos que se negaban a chapar sin que les pusieran un cachi de kali y la Bard’s Song. Tras varias horas de lucha cuerpo a cuerpo encarnizada los Fanhunters achicharraron el lugar con lanzallamas. La mayoría de los jeviatas de Hospitaun perecieron esa noche, pero los pocos que sobrevivieron se expandieron con el lema “Remember the Kina”. La banda de jeviatas se junta en locales de mala muerte mal ventilados donde beben cerveza, escuchan heavy a toda castaña y ondean sus melenas al viento. Luego guardan sus ropas negras, sus pinchos y su cuero y siguen con su vida “normal”. No tienen un líder preclaro si no que más bien son grupos dispersos que se juntan para conciertos y movidas. Cuenta la leyenda que puede que haya un personaje carismático con capacidad para juntar a los jeviatas de Hospitaun, le llaman Paunowar y actualmente la Resistencia sospecha que está en la ciudadela de la justicia retenido junto a otros cientos de disidentes a la espera de que se quede una celda libre en Aquatraz. Si la Resistencia consiguiera liberar a este tipo, los Jeviatas volverían a estar unidos bajo un solo estandarte.